Semana Raizal en Bogotá, vivencia de la identidad


Entre el 29 de octubre y el 7 de noviembre se realizó en Bogotá la onceava versión de la Semana Raizal. Este año la Organización de la Comunidad Raizal con Residencia Fuera del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina ORFA, organizadora del evento, convocó a los raizales a practicar y visibilizar sus expresiones culturales, y además, a centrar su atención sobre su responsabilidad en proteger la Reserva de Biosfera Seaflower.

Reserva de la Biosfera Seaflower, patrimonio natural y cultural del pueblo raizal, fue el lema de esta año, y como cada año que se celebra, esta frase se designó también en creole y en inglés estándar:

Raizal Wiik Sii Flowa Baisfair Rizaav, nachural ahn kolchyoral patrimony af Raizal pipl.

Sea Flower Biosphere Reserve, natural and cultural patrimony of the Raizal people.

La pasión y el encuentro

Raizales asistentes a la apertura, a conciertos, jornadas académicas y otras actividades realizadas durante la Semana Raizal en Bogotá vibraron al ritmo de la música que los caracteriza, aplaudieron con orgullo con los reconocimientos a raizales que hizo ORFA, se deleitaron con la comida tradicional, celebraron su espiritualidad con un servicio religioso inundado de cantos y camaradería el domingo 6 de noviembre desde las 3 hasta las 8 pm, estuvieron atentos a las conferencias y dieron sus puntos de vista frente al tema convocado en las jornadas académicas. El último día, día de integración, bailaron bajo una persistente lluvia al ritmo de la agrupación Red Crab.

Dice Naygeth Romero Manuel estudiante de derecho, que esta semana “es la expresión más significativa que tenemos los raizales en Bogotá para mostrar nuestra cultura”. Por su parte Julibeth Ortiz quien vive en Bogotá y como Neygeth es integrante de ORFA, considera que “es el momento para reunirse, compartir y sobre todo reivindicar la cultura raizal”.

Enrw Hudgson Arias no se pierde la Semana Raizal desde hace cuatro años, cuando llegó a formarse como Auxiliar en Aduanas en la capital. Para él esta semana “ es para dar a conocer nuestra cultura, la alegría, la gastronomía”.

Amigos, funcionarios del Distrito Capital, académicos invitados y otros asistentes se dejaron contagiar y participaron de alguna u otra forma. Julián Rosso, estudiante de la universidad Jorge Tadeo Lozano considera que “es interesante ver como los académicos y los raizales se unen y quieren hacer visible su cosmovisión, gastronomía y más”. Ana Milena Navarro, del Ministerio de Cultura, dice que le encanta la cultura colombiana y que la Semana Raizal “es motivo para celebrar la multiculturalidad (…) descubrí las danzas, la comida, la música.”

Compartir, reflexionar y vivir la cultura

Este año viajaron del Archipiélago a la Semana Raizal coros, agrupaciones musicales y de danza que compartieron escenario con artistas isleños radicados en Bogotá, entre estos últimos, el coro y grupo de danzas de ORFA.

Pero no fueron los únicos que se trasladaron a la capital para participar en este evento; hubo quienes desde las islas recorrieron el trayecto con el único objeto de estar. Es el caso de Carlton Gordon, integrante de ORFA, quien después de graduarse en Bogotá, regresó a San Andrés a desarrollarse profesionalmente y este año participó en la semana raizal en Bogotá, dice, para “hacer y generar el impulso para promover nuestra cultura”.

Llegaron también expertos de Coralina y otras instituciones de las islas quienes contribuyeron con sus visiones e investigaciones al conocimiento y reflexión en torno a la reserva de biosfera y el turismo sostenible. Por otro lado, la Jorge Tadeo Lozano, universidad que este año fue aliada de ORFA y fue sede de las jornadas académicas, presentó su proyecto de diseño industrial alrededor del turismo sostenible el cual viene trabajando en las islas de la mano de diferentes organizaciones.

Estas jornadas académicas promovieron el conocimiento, la reflexión y la acción para proteger y defender la reserva de biosfera Seaflower; propia, al igual que la gastronomía y otras expresiones culturales, de la comunidad raizal.

ORFA, una responsabilidad con los raizales y su territorio

Además de organizar la Semana Raizal, ORFA trabaja permanentemente con sus miembros para generar conocimiento, apropiación y mantener vivas las prácticas  culturales de la comunidad raizal. Por otro lado, busca que esta población tenga participación en la políticas públicas del Distrito.

Dice Julibeth Ortiz que estas acciones repercuten en la isla positivamente puesto que “de una u otra manera las personas que estamos acá (Bogotá) por estudio o trabajo tenemos una continuidad con ORFA para no perder la identidad y algún día volveremos con más ganas de trabajar por la tierra”.

Lineth Archbold vive hace veinte años en Bogotá, desde hace tres participa activamente en ORFA y es parte del grupo de danza. Ella considera que la Organización es un apoyo para la comunidad isleña, así “los jóvenes encuentran un medio para no perder sus costumbres”.

Además de esto, dice Lizeth Jaramillo Davis, presidenta de la organización, que ORFA “no ha descuidado su compromiso con el territorio ancestral y en los últimos cuatro años ha estado desarrollando una investigación sobre las prácticas culturales relacionadas con el mar en las islas”. Esta investigación ya tiene propuestas de proyectos para recuperar y mantener estas prácticas; uno de sus productos, realizado con Coralina, es la malla curricular Raizal Heritage  la cual está en fase de gestión para su implementación en el sistema educativo de las islas. De esta manera ORFA amplía su campo de acción en su interés de  proteger el territorio y cultura de las islas.

Por: Jamie Howard Bernal.